domingo, 27 de junio de 2010

Y después de una petición de mano por sorpresa toca una boda sorpresa (para los invitados, claro).

¿Os imagináis que un día os invitan a comer a casa de unos amigos o familiares y al llegar os dais cuenta de que no va a ser una comida normal sino que vais a ser testigos de una boda? Pues esto es exactamente lo que le ha pasado a los presentes en esta fantástica boda sorpresa, que he encontrado en el blog de Deborah y Arieh. La verdad es que para los invitados tiene que ser un gustazo olvidarse del temido ¿que me pongo?. Sólo espero que, a pesar de la sorpresa, los invitados se estirasen con los regalos....
El estilismo, la comida, las flores, el efecto sorpresa.... todo es simplemente perfecto.

5 comentarios:

PMOSQ2=1 Una casa para dos dijo...

Hola Sue, me ha encantado esta boda por sorpresa!!! me parece una idea muy original y me imagino que lo habrán disfrutado muchísimo tanto los novios como los invitados...evitando los formalismos típicos y dejándose llevar por el momento.
El entorno precioso!!!.
Besos

Fatimata dijo...

Fantástico, el problema es cómo convencer a todos los invitados de que NO DEBEN FALTAR porque se trata de una cita especial, porque cuando pretendes hacer una comida normal siempre te falta alguien por motivos diversos. A ver cómo le explicas después que lo que se perdió fue tu boda... pero es una idea genial.

Viana dijo...

Me encanta esta boda! Super bonita y divertida! gracias por descubrírnosla!

Carmen dijo...

Me parece fantástico, saltarse todos esos protocolos engorrosos de una boda civil ó religiosa y disfrutar simplemente de la amistad, la sorpresa y el regalo que debe suponer una "ceremonia" de este tipo para con-quienes de verdad importa celebrarlo.

Bellísimo!
Besos
Manmen_AQ Comunicación

Jürgen dijo...

Qué original!
Me parece una idea muy romántica, y las fotografías..de cuento

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails